Por razones complejas nos tocó vivir, desde hace casi veinte años, en Chicago. En Marzo y Abril echo de menos especialmente al pago, cuando, aquí como allá

LA GARÚA SE ACENTÚA

  Estoy escuchando un cassette, preparado especialmente por FM TIEMPO para el programa local CHICAGO ESQUINA TANGOS, que contiene la actuación de Soledad en la A Patria Gaucha@ . "( Qué polenta que tiene!", dice una de mis hijas, "( Con razón hace bailar a los muertos!"

Pero yo escucho con preocupación, porque hasta Soledad suena preocupada, y en el cassette se oye más la lluvia que los aplausos. Las inundaciones de Diciembre y Enero pusieron al norte uruguayo en el A mapa@ internacional de las noticias, y yo sabía que siguió lloviendo mucho más de lo normal. Me voy a dormir con la imagen de torrentes de agua de lluvia, mezclada con bosta de dos mil caballos, corriendo hacia la Laguna de las Lavanderas. Entre sueños me pregunto cuánto más puede aguantar la gente con tanta lluvia.

Al otro día, leyendo la revista Nature, dominante forma de comunicación de los descubrimientos tanto en ciencias naturales como exactas, hago mi A descubrimiento@ . El artículo se llama A Predicciones de lluvia usando un modelo acoplado océano-atmósfera@ . En él aparecen mapas con los niveles predichos de lluvia futura en distintos colores. En todos los mapas resalta, en un azul violento, como una mancha maldita, el pobre Uruguay.

Leyendo con más cuidado, me doy cuenta que esas son predicciones hechas en Setiembre y Octubre del 97, de los niveles que habría en Diciembre-Febrero. También hay mapas hechos en Marzo y Abril del 97 prediciendo para ese año un invierno de lluvias normales. Los autores realzan que las predicciones del modelo han sido notablemente acertadas durante todo el 97 y comienzos del 98, A incluyendo las extraordinarias precipitaciones que se producirían en California, Florida, Uruguay y Africa Oriental@

Ante tanta evidencia de acierto me pongo a estudiar el método con más atención. Es un A modelo océano-atmósfera@ . Modelo, del latín modus, forma, es una de las palabras más interesantes que existen. Un modelo impresionante es, por ejemplo, Milla Jovovich en la película A El Quinto Elemento@ . Forma, tiene de sobra.

El modelo del artículo corresponde a otra acepción de la palabra, A una simplificación de la realidad, con fines predictivos@ . Por ejemplo, si usted va a cruzar la calle, a menos que haya semáforo se para y mira los autos. En ese momento su mente está usando un modelo, consistente en calcular la velocidad que traen los autos que se aproximan, y luego calcular otra vez (se dice A extrapolar@ ), para ver si usted llegará al otro lado antes que el coche más veloz. Ese tipo de modelo simplifica, no se toma en cuenta por ejemplo que a uno de los coches se le ocurra acelerar a último momento, o que un perro se cruce en el camino. Por eso mismo, el modelo puede cometer errores fatales.

Volvemos al artículo, en él se usó un modelo de A mediano alcance@ , es decir, de un par de meses de anticipación, donde se introdujo el estado de la atmósfera (temperatura, humedad), a distintas alturas y en todas las zonas del mundo, y del agua oceánica, incluyendo el famoso Niño, the A El Niño@ , como le dicen acá, la masa de agua recalentada que se extiende sobre la zona ecuatorial del océano Pacífico. Luego una computadora brutalmente rápida hace predicciones basadas en las experiencias previas de cómo se mueven las masas de aire y agua, del mismo modo que el peatón trata de predecir las posiciones futuras de los autos que se le acercan. Por supuesto que el cálculo es infinitamente más complicado, y sólo ahora posible, gracias a las supercomputadoras y a las observaciones satelitales de océanos y atmósfera.

Bueno, tanta tecnología parece que dio resultado, y por lo menos acertaron las predicciones del 97. Yo quiero saber qué dicen para el 98, y le pregunto eso mismo por correo electrónico a uno de los autores, Tim Stockdale, del Centro Europeo para Predicciones Climáticas de Alcance Medio, en Inglaterra. Me contesta enseguida, con buenas noticias. A Entrá a la Internet, mirá los nuevos mapas con tus propios ojos. La dirección es www.ecmwf.int. Ya hay predicciones para Mayo, Junio y Julio. En resumen, va a ser un poco más lluvioso que lo normal, con entre 50 y 100 mm más que los niveles normales (en total en los tres meses). El exceso va a ser mayor en Mayo y menor en Julio, y afectará más al norte que al sur del país.@

) Qué confianza se le puede tener al pronóstico? Si usted visita ese sitio de Internet podrá también leer la evaluación que los propios autores hacen de la confiabilidad de su método. Yo la leí, y parece escrita por abogados, para que no ocurra lo mismo que en la Navidad del 1973, cuando Radio Sarandí empezó a decir con dos semanas de anticipación que iba a ser un gran día para picnics. Ese día sólo los rayos mataron a cuatro.

De todos modos, yo quedé muy impresionado. Estas predicciones, además, tienen otra ventaja. Por lo menos en Estados Unidos, El Niño se lleva la culpa de todo lo que ocurre, incluyendo un ternero de dos cabezas que nació hace dos meses en Peoria, Illinois. Ahora podemos saber si El Niño es el culpable. El mismo Tim Stockdale me contó que, cuando redujeron la temperatura de la masa de agua del Niño en cinco grados (con un modelo todo es posible), desaparecieron las inundaciones en Uruguay. En ese sentido sí puede decirse que El Niño fue el causante. Sin embargo, eso no contesta la pregunta principal, ) Cuál es la causa de El Niño?, ni tampoco por qué este Niño fue tanto más marcado y caliente que todos los anteriores.

La culpa de todo, me parece, la sigue teniendo el Efecto Invernadero producido por la quema de combustibles del petróleo, y el Calentamiento Global consiguiente. Pero no vamos a terminar esta nota con un tono pesimista. Por lo menos para Tacuarembó se predice tiempo mejorando, y la vaca madre de Peoria y su ternerito bicéfalo están pasando bien.

 

Eduardo Ríos.

Erios@rush.edu (1134 S. Plymouth Ct., Chicago 60605, EEUU)